EL ERROR IMPRESCINDIBLE

Me distancio de mi ego. No pretendo que la obra (vida) cumpla mis expectativas: que “me convenza”, que me guste, que sea como yo querría que fuese. Me ocupo de observarla, de conocerla, de acompañarla en su desarrollo y no en mi interés singular; de aceptarla como es. La obra (vida) manifiesta su “autonomía” cuando yo pierdo el control/poder sobre ella (o lo suelto): cuando me olvido o me equivoco o me distraigo; en mi “error” aparece la voz de la obra (vida) que me interpela. Con ese “error”, la obra (vida) me invita a atravesar un umbral hacia lo desconocido, lo imprevisto, lo espontáneo. Cuando no acepto esa invitación y corrijo los “errores” según mi expectativa, amordazo la obra (vida),

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Buenos Aires - Argentina