Aburrirme, o no, es una decisión mía

Me aburro cuando no entablo un vínculo con aquello (el libro, el espectáculo, la película, la clase, el cumpleaños, la reunión, la situación que observo o vivencio). Porque cuando no me vinculo, permanezco pasivo frente a aquello como espectador absoluto, en un estado de polarización que deviene en rigidez (nada se mueve en los polos). Así polarizado y, por tanto, rigidizado como observador pasivo (únicamente receptivo), configuro una situación de no-acción, una situación catalítica (la catálisis aglomera pero no mueve: dura) que no encuentra su cardinalidad (la cardinalidad mueve para transformar: cambia). Una vez aceptada esta situación de no-acción, parece pertinente preguntarme si lo que

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Buenos Aires - Argentina